Saltar al contenido

La presencia del negro en el Panamá colonial

La presencia del negro en el Panamá colonial

armando fortune

Provenientes del mismo corazón de Africa meridional, los negros llegaron al Istmo de Panamá para realizar las tareas más arduas consistentes en el arreo de valiosa carga, cultivadores de diversos productos del campo, tala de madera y como miembros de la servidumbre, todo ello en calidad de esclavos. El arribo de esta nueva etnia, novedosa para los nativos de aquel entonces, representó en cierta forma un alivio al yugo que habían montado los conquistadores españoles sobre los indígenas, tal como en su momento lo manifestara Fray Bartolomé de las Casas, mejor conocido como el defensor del indio. La nueva raza en el istmo, cuyas características físicas, de complexión fuerte y resistente y una docilidad sólo semejante a la del indígena americano, dieron al caldo el toque preciso para una forma de dependencia que salvo cosméticas variables, se conservan hoy en día. Es importante destacar que la llegada de los grupos negroides a Panamá no se dio en una sola etapa, su presencia es producto de varios movimientos migratorios provenientes de diversos lugares, pero sobre todo de las Antillas caribeñas. Es todavía mucho más interesante reconocer que a nivel de la misma etnia, las características y el grado de correlación con el resto de los grupos de mestizos, blancos e indios, fue diferente entre lo que en su momento se conoció como negro colonial y negro antillano. El negro colonial fue traído al istmo por los españoles para facilitar el trabajo en el proceso colonizador y conquistador de América, mientras que el antillano llegó en diversas migraciones que se dieron sobre todo en la segunda mitad del siglo XIX y a inicios del siglo XX, para realización de trabajos de grandes magnitudes que se llevaron a cabo en esa época.

Idioma: español

País: panamá